Home Historia Análisis y Publicaciones
Tratados de Libre Comercio UE-ALC
  La sociedad civil centroamericana frente a la negociación del Acuerdo de Asociación Unión Europea-Centroamérica (AdA)
   

Alianza Social Continental-Centroamérica / Red birregional Enlazando Alternativas

1.- El Acuerdo de Asociación (AdA) es un instrumento político que responde al interés de la Unión Europea de ampliar su influencia hegemónica en Centroamérica, en disputa entre bloques económicos por el control de mercados y los recursos productivos, coherente con la visión de la “Europa Global”.

• El proyecto europeo de construir un Área Euro-Latinoamericana de Libre Comercio para 2010, a través de la suscripción de Acuerdos de Asociación bi-regionales, como fue planteado en la Cumbre de Viena en 2006, pretende consolidar el área de influencia europea en el hemisferio, en disputa con los intereses corporativos estadounidenses.

• El AdA busca avanzar en la construcción de un ordenamiento jurídico que facilite el desempeño de las corporaciones europeas que operan en Centroamérica, a través del establecimiento de un marco que les permita competir más favorablemente con las transnacionales estadounidenses.

• Aunque AdA incluye formalmente tres componentes : un Acuerdo de Cooperación, una Mesa de Diálogo Político y un Tratado de Libre Comercio (TLC). El componente fundamental del AdA es el Tratado de Libre Comercio. El proceso de negociaciones busca equiparar los privilegios con el CAFTA-DR, lo cual implica que la Unión Europea no admite menores privilegios de los que actualmente ya gozan las empresas estadounidenses.

• El establecimiento de una “Paridad CAFTA-DR” en el AdA significa que el CAFTA-DR constituye solo el “piso” a partir del cual se negociarán los contenidos del TLC con Europa, lo cual nos lleva a considerar que estamos frente a un CAFTA-DR+. En este sentido, el AdA es una versión corregida y aumentada del CAFTA-DR, en perjuicio de los intereses centroamericanos.

• El AdA establece un marco de relaciones internacionales que trasciende de las estrictas políticas de comercio, según el discurso oficial, buscaría promover la cooperación de la Unión Europea y la integración centroamericana ; además, se dice que en la estrategia comercial europea, el “desarrollo” es uno de los principios fundamentales.

o ¿Puede contribuirse al desarrollo de las pequeñas economías centroamericanas en base de relaciones comerciales injustas y asimétricas ? ¿Acaso el AdA incluirá un Trato Especial y Diferenciado para las partes centroamericanas ?, ¿la eliminación de los subsidios, las barreras arancelarias y no arancelarias de Europa ?

o ¿Puede contribuirse al desarrollo en el marco que establece la Directiva de Retorno ? ¿Acaso el AdA garantizará un trato especial para las personas inmigrantes centroamericanas ? Los gobiernos CA miran en el cumplimiento y vigencia de los DDHH un obstáculo y limitación al comercio ; en este sentido una Cláusula Democrática obviamente NO consideraría afectaciones a los DDHH ocasionados por la implementación del AdA.

• La realidad contrasta con la retórica del planteamiento oficial del AdA, pues las exigencias económicas de la Unión Europea en la práctica no difieren de las exigencias de los Estado Unidos, expresas en el CAFTA-DR ; ambas buscan profundizar en la apertura comercial de los países de la región (aunque en general es lo menos relevante), la privatización de los servicios públicos y las empresas del Estado, la desregulación y protección para las inversiones, control de los recursos naturales y la ampliación del marco de propiedad intelectual.

• En el actual contexto de crisis financiera y recesión económica planetaria cuestiona la base del modelo sistema económico y del modelo neoliberal, promovidas por los TLC. Además, esta situación ha exigido a los Estados privatizar las pérdidas del sistema financiero y de las empresas del sector real, sacrificando el bolsillo de los y las ciudadanas. La inyección de liquidez a la economía en un contexto de quiebra de empresas, profundiza la flexibilización laboral y endurece la situación migratoria. Europa se concentra en su mercado interno. ¿Hay una profunda contradicción : fracaso del libre mercado y profundización del AdA ?

2.- No hay diferencias entre el CAFTA-DR y el TLC del AdA

• A juzgar por los intereses comerciales de Europa en la región centroamericana, los énfasis del TLC europeo, en coincidencia con el CAFTA-DR, se concentraría en acceso a mercados, contratación pública, inversiones, comercio transfronterizo de los servicios y propiedad intelectual.

• Los contenidos del CAFTA-DR y AdA son convergentes y resultan incompatibles con los objetivos del desarrollo y constituyen una vía muy efectiva para consolidar un marco jurídico en que se erosionan las facultades soberanas de los Estados CA.

• El capítulo de propiedad intelectual permite a las corporaciones transnacionales la posibilidad de patentar las especies vegetales de la región centroamericana a través de la ratificación del Convenio para la Protección de Obtentores Vegetales (UPOV-91) y patentar los bancos de microorganismos, mediante la ratificación del Tratado de Budapest ; de esta forma el AdA también legitimaría los ejercicios de biopiratería por parte de las corporaciones europeas.

• Los beneficios de las corporaciones farmacéuticas europeas serían priorizados por el AdA ante el derecho de la población de acceso a la salud, en la medida en que penalizaría la producción y comercialización de productos que no estén acordes al nuevo marco de los derechos de propiedad intelectual, dentro de los cuales se encuentran los medicamentos genéricos.

• El derecho humano a la alimentación está estrechamente vinculado con la soberanía alimentaria. Con el AdA, se estaría violando el principio de la soberanía alimentaria y la garantía de alimentos sanos para la población, pues permite que transnacionales monopolicen actividades de la producción agroalimentaria y que se lucren a través de patentes y derechos de propiedad de semillas modificadas genéticamente que acaban con las variedades para cultivo, dañan la salud y el medio ambiente, aunado a esto la libertad para patentar plantas y microorganismos propios de nuestros ecosistemas.

• La importación masiva de agro alimentos subsidiados se traduce en el desplazamiento del mercado de la producción nacional de granos básicos, elevándose así los niveles de dependencia agroalimentaria y cerrando la posibilidad de producir nacionalmente los alimentos básicos que requiere la población para su reproducción material.

• Uno de los aspectos fundamentales del AdA es la supresión de cualquier regulación al funcionamiento de las inversiones extranjeras. Para ello se parte de una amplia definición de inversiones, que abarca prácticamente cualquier giro de una empresa, incluyendo servicios de agua y alcantarillado. Con el AdA se sellaría jurídicamente la supresión de cualquier regulación en el funcionamiento de las empresas extranjeras, dotándoles de una cláusula de inversionista-Estado que les faculta enjuiciar a los Estados en tribunales supranacionales en caso de afectación en sus ganancias o expectativas de ganancias por la puesta en práctica de políticas públicas.

• El AdA, al igual que el GATS consideran el agua como una mercancía, susceptible de comercio, haciendo de lado su carácter de bien público, y recurso esencial para el goce de una vida digna. El agua es un recurso estratégico que requiere de la protección por parte del Estado ; no obstante, esto resulta incompatible con la lógica del AdA, pues cualquier medida que obstaculice la utilización de este recurso como objeto de comercio, puede interpretarse como una expropiación indirecta, con lo cual se expone a los Estados a penalizaciones establecidas por tribunales internacionales.

2 - A partir de la ratificación del AdA se afectan las posibilidades de implementar medidas tendientes a la conservación del recurso hídrico, y a través de la concesión de los servicios se potencia el proceso de privatización de los servicios de agua potable y saneamiento.

• Con las disposiciones contenidas en el Capítulo de Inversiones se vulnera el derecho a la libre determinación, no sólo porque restringiría la definición de políticas públicas por parte de los Estados centroamericanos (Art. 10.9 del CAFTA-DR), sino que además establece tribunales supranacionales para dirimir controversias en materia de inversión.

• El AdA legitimaría una nueva forma de saqueo y sometimiento de los pueblos centroamericanos, constituyéndose en un instrumento de anexión que erosiona la soberanía del Estado y su vigencia establece regresividad en el cumplimiento de los Derechos reconocidos en el ordenamiento jurídico actual.

• AdA es parte de la estrategia hegemónica que persigue el control de los recursos naturales (agua, biodiversidad, petróleo, gas natural, tierra, y energía) a través de tres mecanismos : los TLC (mecanismo jurídico), los mega proyectos de inversión (construcción de infraestructura) y militarización de la región (componente represivo).

3.- Posición frente al AdA

• Consideramos que el comercio y la inversión podrían ser instrumentos que contribuyan al desarrollo económico y social de nuestros países, PERO cualquier forma de “integración económica” entre las naciones debe estar en función de la promoción de un desarrollo equitativo y sustentable para nuestros pueblos. Reivindicamos el derecho inalienable de los pueblos de decidir su futuro, y no aceptamos abandonarnos a la lógica mercantil de la oferta y la demanda, ni a la depredación del medio ambiente y nuestros recursos naturales.

• No creemos en acuerdos que profundicen los procesos de liberalización y desregulación, así como la erosión de las funciones y competencias de los Estados nacionales llevadas a cabo en el proceso de reformas neoliberales ; las redes y organizaciones sociales trabajamos en favor de una integración construida desde abajo y desde los pueblos.

• Creemos que la Unión Europea debe reconocerse el derecho a la autodeterminación de los pueblos centroamericanos, de manera que podamos definir nuestras propias políticas públicas y establecer independientemente el rumbo de sus procesos económicos, sociales y políticos. Esto implica abandonar su estrategia hegemónica de pretender apropiarse de los recursos naturales de la región (biodiversidad, energía, agua) ; de ejercer control sobre los servicios públicos y las empresas públicas ; y de establecer un marco permisivo para la operación de las inversiones europeas.

• Consideramos que no se debe ratificar el AdA, y deberían impulsarse negociaciones entre Europa y Centroamérica que excluyan a los servicios públicos y ambientales, las compras gubernamentales y propiedad intelectual, y que reconozcan las enormes asimetrías existentes entre las partes, de manera que se conceda a las pequeñas economías en desventaja, un trato preferencial y diferenciado que les permita aprovechar las “ventajas” del comercio internacional para fortalecer sus capacidades productivas y beneficiar a su población, y se desmonten las prácticas de comercio desleal (basadas en la imposición unilateral de barreras arancelarias y no arancelarias, los subsidios a la producción doméstica y las prácticas de dumping).que solo profundizan las enormes brechas de desigualdad en detrimento de las economías periféricas, incluyendo las centroamericanas.

• Por otra parte, los gobiernos de la Unión Europea deben hacer frente al pago de la deuda histórica, ecológica y social que Europa ha venido acumulando desde la conquista de América, a través de siglos de expropiación y expoliación de nuestros recursos naturales ; y que a partir del siglo pasado se expresa en la invasión de corporaciones europeas cuyo desempeño ha generado importantes impactos ecológicos y sociales en la población centroamericana.

Otro mundo es posible, urgente y necesario



 
     
     
     
     
 
Enlazando Alternativas | Red Birregional UE - ALC | 2007
Resolución mínima recomendada: 800 x 600 ppp
Espacio Privado