Home Historia Análisis y Publicaciones
Integración Regional
  “Nuestro sueño es que los procesos de integración sean mucho más políticos y sociales”
   

Entrevista a Miguel Palacín, coordinador de la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI) acerca de la Iniciativa de Integración de la Infraestructura Regional de Sudamércia (IIRSA)

Fuente : Mar Soler y Johnattan Rupire [1]

La CAOI, que integra organizaciones de Bolivia, Ecuador, Perú, Colombia, Chile y Argentina, denunció el pasado noviembre a la IIRSA ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

¿Cómo introduce la CAOI el tema de la IIRSA en la CIDH ?

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), abre dos audiencias anuales. Primero fuimos con el tema de la criminalización, donde hubo recomendaciones y luego una visita a Colombia, donde se priorizó el caso de este país.

Ahora con el IIRSA igual, hemos pedido recomendaciones sobre los marcos jurídicos, participación, y vigilancia ante la CIDH. Los gobiernos tendrán que responder. Si no cambian los procesos y si nuestros reclamos no son atendidos, pasaremos a la Corte, y será un litigio jurídico, no vamos a parar este asunto.

Sabemos que se ha sentado jurisprudencia con varios casos en América del Sur. Aunque muchos miembros de la Comisión van a ser renovados para este periodo, entonces nos tocará hacer nuevo trabajo de incidencia para darle continuidad al proceso. Creo que este proceso se dará, la gente del sur Inambari ha empezado a reaccionar, queremos llevar un caso local (de Perú) hasta la misma Corte.

Desde el año pasado trabajamos la vigilancia del IIRSA, que es un conjunto de 507 megaproyectos en toda América Latina, para la llamada integración, desde la visión comercial, extractivista, que busca facilitar los flujos de mercancías y de negocios.

La ejecución de estos proyectos pasará por territorios indígenas en toda América del Sur. Lo preocupante es que, por ejemplo las carreteras, van a pasar por parques nacionales, reservas comunales, territorios de pueblos no contactados y zonas de alta biodiversidad muy frágiles.

Se están desarrollando proyectos locos : desviar los ríos, levantar sus cauces, desplazamiento de poblaciones o la construcción de nuevas carreteras en zonas donde, si se desarrollan, van a facilitar la destrucción de la amazonía, los bosques y los principales recursos.

¿Cuáles fueron los casos que llevaron a la CIDH ?

De acuerdo a estudios que se vienen haciendo en diferentes lados, hemos presentado 3 casos en la CIDH. El primero es un proyecto ya concluido, la carretera de integración Santa Cruz – Puerto Suárez en territorio indígena Lawiche, que ha sido dividido y muy impactado por el proyecto. El Banco Interamericano de Desarrollo fijó los fondos para mitigar los impactos, estos no se ejecutan, han pasado ya dos años...

El segundo, el proyecto de Carretera de Integración de la Interoceánica Sur, que integra Perú con Brasil y Bolivia. Se hace en territorios indígenas en varias partes. Lo más complicado es que están afectando territorio amazónico en Madre de Dios, territorios de pueblos no contactados y dos reservas nacionales.

Estos dos proyectos se refieren la integración con las carreteras que han dividido a las poblaciones, y que facilitan la llegada de otro tipo de actividades : mineros extractivistas, de recursos forestales, el cambio del proceso cultural de los pueblos, etc. Todo se hace para el negocio, la llegada de los bancos brasileros financiando toda la etapa de construcción, que la hacen empresas brasileras. Los estudios, los trabajadores, todos son brasileros y están facilitando el proceso de llegada de mucha gente. Esto además de las concesiones que tienen para hacer agrocombustibles, temas forestales, etc.

El tercer proyecto presentado es el del Río Madera, un enorme complejo hidroenergético que tiene una enorme ligazón con Bolivia y Perú. En Bolivia se construirán 3 hidroeléctricas, y en Perú, cuando se concluya, serán 6 hidroeléctricas en proceso de acumulación. En Perú y Bolivia se van a almacenar las aguas pero la energía es para Brasil. Allí están los contratos establecidos con el gobierno.

En el Perú los impactos son para 62 pueblos indígenas, en territorios que están entre las fronteras de Cuzco, Puno y Madre de Dios. Se van a inundar 46 000 Ha de tierras, los pueblos que viven allí serán desplazados, inclusive la carretera interoceánica que se viene construyendo tendrá que ser reubicada en 60 kilómetros, es una locura.

Esto afecta a la vida de todas las especies que viven allí, ¿dónde van a reubicar a 62 pueblos ? Esos son los casos que presentamos, hay estudios que se vienen haciendo, por ejemplo, el de la carretera Manaos (Brasil) – Manta (Ecuador), en Colombia, Argentina y Chile también, pues esto está estrechamente vinculado con los proyectos de inversiones extractivistas.

¿Cómo funciona la IIRSA ?

Analizando el tema de fondo encontramos que IIRSA ni siquiera tiene un control de los gobiernos. El IIRSA tiene un directorio que obtiene su política desde las financieras. Son los bancos, empresarios y constructores quienes tienen la direccionalidad.

¿Tienen problemas ? Sí, también tienen problemas internos, pero sobre la base de facilitar los negocios, resuelven muchas cosas. Por ello mismo no tienen una directriz, una forma de monitorear el trabajo que se hace basado principalmente en que cada uno juegue su rol en un determinado momento, y las reuniones son sólo para informar sobre los procesos que avanzan. Entonces, los temas ambientales, de vigilancia, los temas de cumplimientos de tratados y las leyes nacionales a veces no tienen sentido, ellos están por encima de todo eso. Y eso es lo complicado.

Incluso en algunos países donde es de obligatorio cumplimiento la realización de estudios de impacto ambiental, por ejemplo en una carretera de 500 kilómetros, hacen estudios en 150 ó 180 kilómetros, pero la valoración de todos los impactos que hace todo el proyecto, no se hace y no solamente en términos ambientales, sino también sociales que sobre los territorios indígenas son tremendamente complicados.

Hecho este estudio planteamos que el IIRSA tiene que reestructurarse. Lo planteamos en la reunión de UNASUR y principalmente en la reunión de ministros de transportes de varios países, sobretodo con el ministro de transportes de Bolivia, que es quien más nos escucha. En otros países, incluso de presidentes alternativos, como decimos, del Socialismo del Siglo XXI, se basan en la práctica del neoliberalismo. Esa es nuestra crítica muy directa hacia ellos.

Fui a una reunión en Colombia donde Bolivia acogió la propuesta de reestructuración del IIRSA : que tiene que pasar por los procesos de consulta, y que los Estados tendrían que tener control. También que la instancia más cercana de gestión sea la UNASUR, si hablamos de un proceso de integración, la CAN está herida de muerte, el Mercosur no tiene relación con todos, entonces, podría ser la UNASUR quien tenga el control, ese fue el planteamiento de Bolivia, fue acogida y aprobada, pero los procesos de implementación tardan mucho.

Con una gestión de UNASUR ¿Qué cambios importantes se esperan para el IIRSA ?

Primero, tendríamos espacios de incidencia hacia lo gobiernos porque ahora hay que hacerlo hacia el directorio del IIRSA.. A partir de allí hay que reestructurar y construir nuevas directrices, el tema de los impactos ambientales, el tema de los territorios con alta biodiversidad y también reconocer que hay proyectos que no tienen que hacerse, que contravienen mucho a lo que viene pasando actualmente con la crisis climática. Necesitamos hablar de proteger la naturaleza y cuidar la Pachamama pero precisamente el IIRSA es para destruirla.

Por eso los gobiernos alternativos, que son amigos nuestros, tienen que fijar una postura, en el actual momento se lavan un poco las manos, diciendo que “no es nuestra responsabilidad”, “que en realidad hay otros gobiernos que han contraído acuerdos” y que “para eso está el directorio”, pero no es así...

¿Se trató el tema de éste tipo de infraestructuras en Copenhague ? ¿Cómo viste la discusión sobre éste tema allí ?

No hay información. Es una novedad, tengo dos procesos con gente de Europa, sobre este acuerdo de asociación entre la UE y la CAN con los gobiernos y las agendas, y cuando se habla en el movimiento social que hay un proyecto de inversión en la IIRSA, en el que tiene interés un banco alemán, que son quienes financian vía bancos brasileros, la gente no sabe qué es la IIRSA, cuando encima, hacen loas a Chávez, Evo y a Lula, cuando son ellos los que están propiciando este tipo de proyectos, que son neoliberales.

Desde la perspectiva de la CAOI, ¿cuál es la visión del IIRSA que tienen los países del llamado Socialismo del Siglo XXI ?

Nadie está en contra de las inversiones, pero a inversiones de éste tipo hay que pasarlas por mucha, mucha, mucha evaluación. Sobre todo porque van a entrar en zonas de alta biodiversidad y que son frágiles. Los que están haciendo la inversión saben en dónde están entrando y por qué.

Hemos hablado con el gobierno de Evo, si está vigente el Convenio 169 de la OIT donde se dice que todos tenemos derecho a ser consultados, ¿por qué no se consultó al Pueblo Chiquitano (Bolivia) ? Ni si quiera se les consulta el plan de mitigación habiendo recursos. Hay proyectos mineros en Bolivia que no se están consultando, éste es el gobierno de Evo, todo es IIRSA. ¿Cómo se va a hacer esto si estamos en un gobierno indígena donde realmente se tiene que aplicar todos los mecanismos indígenas que fueron nuestro discurso y nuestra lucha ? Tenemos la Carta de la ONU donde está el consentimiento previo, libre e informado al cual tenemos derecho, la consulta de acuerdo al Convenio 169, el resarcimiento, la participación efectiva, etc.

Una carretera no le va a dar ningún tipo de desarrollo a los pueblos indígenas, si esto va ligado a proyectos alternativos, podría ser, pero de la forma que se está dando no hay ninguna...

¿Cuál es la propuesta desde la CAOI respecto al IIRSA ?

Tenemos un tema de fondo : ¿para qué sirve el IIRSA ? Si sirve para el desarrollo de los pueblos, bien. Pero para lo que está diseñado es para el desarrollo de los megaproyectos y éstos no son gestionados por ninguna comunidad ni siquiera por un gobierno. ¿Queremos hacer la modernización como Europa, como Estados Unidos y después llorar por lo que hemos destruido ?

Hay que preguntarle a los gobiernos que discursearon en Copenhaguen, a Chávez y a Evo, qué están pensando sobre el IIRSA.

Creemos en los procesos de integración, estamos de acuerdo que pueden hacerse las carreteras pero que sirvan a los pueblos, no para el negocio de las multinacionales.

Estamos de acuerdo con los procesos de integración pero los procesos de integración no son sólo carreteras, es mucho más, es un tema político, organizativo, de solidaridad y del desarrollo de los pueblos que está basado en el Buen Vivir, en el Sumaq Kawsay, no está basado en la destrucción. El proyecto del IIRSA es totalmente contrario a la concepción indígena y a la concepción de que queremos que se cuide la Pachamama. Además, ahora que con el calentamiento global queremos que estos productos extractivistas se detengan.

Lo que planteamos en la UNASUR, el 2005, fue que estamos de acuerdo con la integración con algunas condiciones :

Primero : Las fronteras, no hay necesidad de tener esas líneas imaginarias que nos pongan de enemigos de un lado a otro. Hay que desaparecer las fronteras. Los pueblos transfronterizos viven todos los días de esa forma.

Segundo : hay que educar a la gente para el amor, para la integración real y no para odiarnos de un lado a otro. Al otro lado de la llamada frontera (de Perú) están los chilenos... ellos no se van a ir nunca, van a estar ahí, los intereses guerreristas son de otros y son intereses, precisamente, para desplazar a esta gente y poner una multinacional, ese es el interés.

Tercero : la integración que tiene que estar ligada al reconocimiento de la existencia de pueblos indígenas acá. En América del Sur, principalmente en Ecuador, Perú y Bolivia, que es el área andina más importante, más del 50% de la población es indígena, ahí no se puede hacer nada sin tomar esto en consideración, sin consultar.

Y qué hay que construir en ese lado ? Somos pueblos andinos, somos zonas de alta biodiversidad y juntando a toda América del Sur no necesitamos depender de nadie, tenemos todo. Una integración real tendría que ser en bloques, para desde allí integrarnos al mundo. La diversidad de pueblos que somos, la diversidad de culturas que somos es una gran fortaleza que hay que promover.

Ese es nuestro sueño, que los procesos de integración sean mucho más políticos, mucho más sociales. Ojalá entonces, que en esos gobiernos alternativos de los que se habla, con nuestro proceso del ALBA, de la Asamblea de los Movimientos Sociales, etc. ojalá que esto sea tomado en cuenta pero no para ser la vanguardia, sino para llegar a ser actores políticos que propicien una alianza que más adelante pueda servirnos a todos. Porque el día que América del Sur vire a la derecha vamos a ver los reales problemas, y a ver si hubo fortalecimiento o no, o si seguimos profundizando en el neoliberalismo.

Las contradicciones no son sólo de los gobiernos, algunas comunidades también se enfrentan por los proyectos de integración del IIRSA ¿A qué se debe esto ?

Es que la visión del occidente es que el desarrollo se tiene que hacer con el metal y para tener metal hay que destruir. El otro mensaje que nos dan es que en América del Sur hay que desarrollarse con infraestructura, desde los gobiernos locales hasta los gobiernos nacionales, el desarrollo se basa en sembrar fierro y cemento, esa es la mirada y eso es lo que hay que hacer. Evo Morales está en lo mismo, no hay otra forma de hacer desarrollo.

En el sur de Perú -Cuzco, Apurímac y Puno- estuvieron enfrentados porque la interoceánica pasará por sus pueblos. Antes era un trazado ahora son tres, van a unirse tres puertos Ilo, Marcona y Matarani. Los pueblos sí quieren desarrollarse, que les lleguen los recursos, que disminuyan los niveles de pobreza. Si fuera con la participación de los pueblos y fueran parte beneficiaria de este asunto, podría darse, no afirmo pero podría darse, pero a la forma que está va a servir a los brasileros, entonces ¿los pueblos peruanos y bolivianos qué tenemos ? estamos construyendo otro imperio donde nosotros nos convertimos en quienes van a servir a otro monstruo.

Esto es el problema, que los gobiernos no están. Creíamos que el ALBA podría ser una alternativa, pero la discusión interna en el mismo MAS es esa, el lado indígena del gobierno de Evo son un embajador y un ministro (Choquehuanca y Zolón) el resto están con el afán desarrollista del capitalismo. El discurso indigenista es un discurso, el que pintan, y han metido en lo mismo a las organizaciones sociales, es un proyecto desarrollista de Evo. Si tiene que hacerse la minería y alguien dice que hay que llamar a consulta es de derechas. Están diseñando discursos que no son tan ciertos y eso daña. Sí, necesitamos una larga discusión, ahora después de Copenhaguen hay que plantear que el IIRSA es para seguir destruyendo, para hacer agrocombustibles, para talar los bosques, para cambiar el uso de las tierras.

¿Qué valoración haces de la cumbre del clima en Copenhaguen ?

Es decepcionante. Estamos discutiendo dos agendas de lo mismo, una agenda de las multinacionales y una agenda de los países grandes, los países chicos discutimos y no construimos una agenda propia. Hay una concepción distinta de mirar las alternativas pero éstas no son escuchadas. El problema en el mundo es el capitalismo, el dinero, y quieren como solución poner lo mismo, más dinero, en eso está la pelea, para nosotros no es así.

Fuimos y pensamos que la propuesta indígena podría ser la alternativa más viable en este tiempo pero es muy poco escuchada y menos comprendida.

Todos dicen que los indígenas somos los mejores protectores de esos territorios, pero aceptar la propuesta indígena, no. A ver, dile a un activista ambientalista que no use su coche y que deje el consumismo... no se puede, es un tema de concepción distinta. Y estamos hablando de gente muy sensibilizada, hablemos ahora de la otra que no es sensible y que está a favor del desarrollo del capital, es un tema incluso dentro del movimiento social.

Creo que hay que construir una nueva agenda después de CPH, una distinta en la que no planteemos una discusión que está sobre la base de las Naciones Unidas y las multinacionales. Tenemos una crisis generalizada : financiera, ambiental, energética, alimentaria, de valores, es una crisis de pensamiento. Para nosotros está en crisis el pensamiento que llegó acá hace 518 años, ese pensamiento ya no da para más y ese mismo pensamiento quiere poner las soluciones ahora.

Incluso en el propio movimiento social tenemos que cambiar. Hay que debatir sobre esta crisis de la civilización por una concepción de mucho más atrás, el volver a nuestro pasado y reconstruirse, eso es el Buen Vivir, ¿pero quien entiende eso ? no es un tema económico, es mucho más.

Yo en Europa ahora he visto un movimiento social distinto en dos años. Estuve en el Foro Social Europeo hace poco y había una apatía, una crisis de buscar alternativas y soluciones, creían que sino era el capitalismo de la derecha era la izquierda. Pero ahora sabemos que la derecha y la izquierda son lo mismo, el ala social de la derecha es el pensamiento de la izquierda.

Ahora las movilizaciones que se dieron eran del pueblo que sale y la siente, pero cuajar esto en una idea distinta... cuesta. Ojalá que en ese camino de construir una agenda distinta hacia México se acelere el proceso, no creo que se vaya a esperar dos años para México, tendrá que ser en 2010, y en ese tiempo va a haber muchos desastres, cosas muy difíciles que espero hagan reflexionar sobre el tema.

Tenemos un observatorio jurídico, que se reúne en enero para planificar, a partir de allí continuaremos con nuestro trabajo. En mayo estaremos en La cumbre de los Pueblos, Enlazando Alternativas en Madrid.

Notes

[1] Versión completa de la entrevista aparecida en el número 117 de Diagonal



 
     
     
     
     
 
Enlazando Alternativas | Red Birregional UE - ALC | 2007
Resolución mínima recomendada: 800 x 600 ppp
Espacio Privado