Home Historia Análisis y Publicaciones
Integración Regional
  Alternativas estratégicas Sur-Sur al sistema económico y régimen de poder globales
   

En los últimos años, los gobiernos de muchos países del Sur han tomado plena conciencia de que el régimen internacional de comercio e inversiones está totalmente sesgado y favorece a los intereses de los países más ricos y poderosos. La Organización Mundial del Comercio (OMC) se encuentra actualmente en punto muerto y, el neoliberalismo, sumido en una crisis general. La búsqueda de alternativas se está intensificando, no sólo en el ámbito económico, sino también en la esfera del régimen de poder mundial.

Aunque pocos apostarían por el viejo mundo bipolar de la Guerra Fría, son aún menos los que lo harían por el presente orden unipolar, especialmente por el manifiesto militarismo con que ha venido acompañado. Las perspectivas de un nuevo mundo multipolar son mucho más prometedoras.

Una de las novedades más apasionantes está en el gran número de alianzas intergubernamentales Sur-Sur que está surgiendo para defender sus intereses y poner en tela de juicio el sesgo del actual régimen global de comercio e inversiones. En el seno de la OMC, se están forjando nuevas alianzas, algunas de ellas coincidentes. Entre ellas, cabría citar al G-22, compuesto por grandes países exportadores de productos agrarios y dedicado principalmente a luchar contra el proteccionismo del Norte ; al G-33, que defiende a los pequeños campesinos contra el dumping del Norte ; y al mayor grupo de la OMC, el G-90, que insiste en otorgar un trato especial y diferenciado a los países menos desarrollados y declarar una moratoria sobre nuevas negociaciones. El callejón sin salida en que se encuentra la actual Ronda de Doha para el ’Desarrollo’ de la OMC se debe en gran medida al desafío planteado por los países del Sur a los EE.UU. y la UE y, sin duda, al error de cálculo de dichas potencias sobre hasta qué punto apretarlos.

Las multitudinarias luchas populares contra la OMC en concreto, y contra el sistema económico neoliberal en general, han sido de vital importancia para la emancipación de los países en desarrollo. En estos momentos, estamos también presenciando la revitalización del Movimiento de los Países No Alineados y del G-77+China en el marco de las Naciones Unidas. Encontramos también al G-3 o IBSA, integrado por India, Brasil y Sudáfrica, un grupo que está promoviendo acuerdos entre sus respectivos bloques regionales y que está viendo cómo se dispara el comercio entre los tres países. Y, finalmente, destaca también el proyecto de Comercio de los Pueblos de Venezuela, Bolivia y Cuba, que muchos esperan que ofrezca un nuevo modelo para el desarrollo cooperativo.

Todas estas iniciativas Sur-Sur podrían sentar las bases para una repartición del poder a escala internacional más justa y equitativa. Asimismo, podrían establecer los cimientos de un desafío a la economía neoliberal, que ha mantenido la hegemonía hasta hace poco, y de una mayor receptividad de los gobiernos del Sur ante las estrategias de desarrollo centradas en las personas.

Este informe sobre Alternativas estratégicas Sur-Sur al sistema económico y régimen de poder globales, escrito por Dot Keet, investigadora asociada del TNI, se publica con el ánimo de dar a conocer entre los activistas las nuevas oportunidades estratégicas que se dibujan en el horizonte. El gran reto consiste en dilucidar cómo prestar apoyo a las iniciativas de los países en desarrollo en el contexto internacional y cómo relacionarse de forma constructiva con gobiernos del Sur sin poner por ello en peligro el derecho de los movimientos del Sur a seguir cuestionando a sus gobiernos en el terreno nacional.

Transnational Institute, Amsterdam Octubre de 2006



 
     
     
     
     
 
Enlazando Alternativas | Red Birregional UE - ALC | 2007
Resolución mínima recomendada: 800 x 600 ppp
Espacio Privado